Friday, September 25, 2015

LA VENTANA















LA VENTANA
A Elsa Fricke Bianchi

Dibujo una ventana
en la pared
de la celda
para ver por última vez
a la madre.
El paisaje parece ocurrir
internamente
como un recuerdo vívido.
El viento
mueve los árboles,
las olas resuenan
y el aroma fresco
de espuma y sal
evoca la infancia libre.
Jugamos a leer,
jugamos a mirarnos,
jugamos a amar.
Nunca hubo música
ni palabras,
una colección de imágenes
mudas y coloridas.
Puedo ver entre sueños
el olor cálido
del café y el pan.
¿En que momento
la mantequilla se hizo esencia?
¿Como pudo ocurrir
que la simpleza del universo
se transformara
en el salario del alma?
Así pagamos cada aliento,
cada instante de vida
con un recuerdo.
Un ahora congelado
hasta la eternidad.
Las manos envejecen,
la muerte comienza a vestirse
con ese cuerpo amado.
Nada más morirá.
La madre seguirá siendo
el verano, el otoño,
el invierno y la primavera,
el lunes, el martes, el miércoles,
el jueves, el viernes, el sábado y el domingo,
cada segundo eterno
de una realidad
que nunca más ocurrirá.


25.09.2015


Tuesday, September 22, 2015

GUERRA SANTA

GUERRA SANTA

Era una guerra santa
despiadada e injusta
como suelen ser las guerras
y las santidades.
Ella atacando mis fortalezas
para domesticar mi impulso
salvaje y animal.
Yo atacando mis debilidades
para poder amarla
sin esperar nada.
Luego de batallar por años
me rendí por primera vez
en la vida
y vi a sus ejércitos
bellos e intactos
arrasando con el orgullo
de los victoriosos
mis viejos dominios y tesoros.
Cuando acabó el saqueo
y ya nada me pertenecía
excepto la humildad del vencido,
recorrí los ensangrentados
campos de batalla.
Sólo hallé despojos de alma
y oí el triste y suplicante
sollozo de mis moribundos
esparcidos en lo que antes fue
la soberbia inmensidad.
Ahora hay paz y tregua,
soledad sin padecimiento
y la pálida luz
con que ilumina el amor.


COMO ESPERANDO UN TRUENO




















COMO ESPERANDO UN TRUENO

El hombre sentado en un risco
Como esperando un trueno
oye el llamado del abismo
Las aguas corren impasibles
entre los desfiladeros
El hombre, toro salvaje
moviéndose despacio
en campos de albur
Marmota roja al atardecer
Quien es el ángel bello del cielo?
Es el hombre
que ríos recorren su mente
El asesino despiadado que mata a puñal
Carruaje de mármol y oro
Un coro de ángeles entre
caballos agitados oye también
El hombre se estremece
surcan su cuerpo
mil naves de guerra
mil de comercio
El hombre desconoce la muerte
luego, poetas lo ensalzan
Pobre infinito intraducible
triste devenir
El hombre, verdad mutable
Batalla por el absoluto
Soplan vientos de mar
se desvanece
Todo en su ser es cambio

1992

Wednesday, August 05, 2015

QUE NO LLEGUE EL ALBA



















Foto: Frida de Paulo Meyer

QUE NO LLEGUE EL ALBA


"Yo no sé si pueda verte, una mañanita verde"
Mauricio Toloza

Que no llegue el alba
es una forma de la traición.
Que el asesino sea piadoso
es traición pura.
Que las palabras dichas
no expresen el instante
es una traición perversa.
Sentir y pensar,
creer y vivir
son la feroz alevosía
con que se manifiesta
el universo.
Su daga escondida
bajo la santa túnica
de la amistad
o el beso amoroso
que señala
al que irremediablemente
debe desaparecer.

05 Agosto 2015




Sunday, August 02, 2015

EL SALÓN DE LOS ESPEJOS













EL SALÓN DE LOS ESPEJOS
"even the greatest stars..."
Kraftwerk

Del forzoso recuento de
las miserias inolvidables
de la vida.
Del museo secreto
que sólo visitó
el inconsciente.
Hay un salón vacío
y vibrante, una ausencia
a cuya emoción es imposible
abstraerse o ignorarla.
Es la colección viva
de los inmortales momentos
en que no pudimos ser otro
ni por deseo, yerro, culpa o castigo.
Solo la faceta ineludible,
el rostro, la imagen
y la desolación de ser
un unico e irrepetible
ser, mas allá de todo logro,
de todo propósito,
de toda
explicación y entendimiento.
Una bestia sola y única
luchando contra la muerte.


German Estrada Fricke

Tuesday, July 08, 2014

LA TARDANZA



Y a pesar del dolor
que siempre está hecho
a la medida de las resistencias
hay cataclismos que no serán.
Porque la trama fatal
está hilada según un plan
que descartó en cada paso
tragedias y desastres mayores.
Para que este instante fuese
debió no ser toda la infinitud.
A veces optamos.
A veces ocurre.
A veces, sólo imaginar
es suficiente para desencadenar
el alud que desmorona
la apacible paz de las montañas.
y poder decirlo es otra
forma de la paz, rabiosa,
sabia, humana como un
aplazamiento o una disculpa.
Una compasión amarga
que nos parece leer
entre las líneas
con que la muerte
nos anuncia su tardanza.



7/72014 con frio en Concepción.

Sunday, July 06, 2014

ALABADA JOYA DEL LOTO

OM MANE PADME HUM/// ALABADA JOYA DEL LOTO

1
Ella tiene catorce este verano. Está frente a él, igual que su madre lo estuvo a los catorce. No le importa gran cosa el mundo y ya sabe que al volver le dirán que está ladeada, que va a enflaquecer,. Ni siquiera le importa llegar a los quince. ojalá fuese cierto que el tiempo se detiene con el primer beso.
Está ahí todavía, lo mismo que el sol y el viento, infinitamente esperando, su mirada clavada en la boca de él, en una textura desconocida por sus labios, un sabor misterioso, un aroma exótico, a un palmo de la fantasía y la magia, en la puerta a un futuro sin tiempo, una superposición de instantes perfectos.
Ella tiene catorce este verano y él están de dieciséis, que se deja escurrir pura y diáfana entre la roca y el musgo. Cierra los ojos pero la verdad es que querría tener otros para para poder ver las llamas y fugares que envuelven los labios entrelazados en un beso perpetuo.


Verano en la atalaya del planeta. Aromas terrosos impregnan sus pálidas mejillas, sus párpados caídos; juventud acariciada por la brisa que pule los Himalaya. resuena el eco de las aguas precipitándose al vacío en los desfiladeros de Anapurna y Dhaulaghiri. Las vertientes humedecen los acarreos y las escarpadas laderas, se purifica el mantra y la susurrante plegaria en el Gompa. Estas aguas son el alma de los sabios ermitaños, en ellas se refrescan los yaks y el solitario tigre, escalón trás escalón descienden por las terrazas de cultivo, por laberínticos canales, regando la cebada y el mijo, escurriendo por las grietas y fisuras donde crece el helecho y el liquen, en la jungla impulsando al rododendro , en las lagunas acunando al loto.
En esta cordillera intacta, paraíso entre las cumbres inalcanzables, los angostos valles mesetas silenciosas; aquí se hacen sagradas las aguas porque cada hombre es una gota de agua contenida en un cáliz perfecto, un santuario infinito en el cual soplan los vientos ondeando las anaranjadas banderillas de oración, un montículo de piedras señalando el sendero del comprender, un templo donde el sol consagra sus más bellos colores, un camino absoluto hacia el amor, más allá de las nubes y el azul, más allá de la rueda del tiempo; hacia el río que besa las orillas de la vida y la muerte.

2
Bacium, bacium -repite- y se ve a si misma, joven mujer etrusca modelada en terracota con sus rasgos perfectos. Hermosa mujer que es Lesbia, que es Clodia en brazos de Valerio Catulo con los ojos cerrados y sumando miles de besos en una noche eterna como un poema.
Ahora es ella quien besa. Su interior convulsionado por mareas solares, la nueva verdad busca aflorar por su boca. los escalofríos electrizan su cuerpo de catorce que embiste delicadamente las costas masculinas. Un verano con los ojos cerrados, los labios entreabiertos y siempre húmedos, la mirada vuelta hacia un horizonte desconocido poblado por placeres mayores.


Dama de Pafos, doncella de Citerea tendida en la arena con sus senos inmortales acariciados por el céfiro o el ábrego.
Venus desnuda en su lecho duerme y sueña su último sueño de eternidad;por la puerta de Sarno entra a sus sueños una carroza invisible guiada por el presentimiento.
Un silencio absoluto reina en los jardines interiores del templo, el rocío resbala desde el compluvium a la pileta interior en el atrio. entre los adoquines de la Via de la Abundancia brotan pastos silvestres, todo es soledad y silencio. La lana se suaviza en los tanques de enjuague, el vino sedimenta en las ánforas esperando el bullicioso atardecer de las cantinas musicantes donde poetas narran fabulosas historias de héroes, viajes y riquezas.
Amanece y el sol ilumina pálidamente el Foro Triangular, las sombras que proyectan las columnatas del Templo de Jupiter dibujan una red de la que nadie escapará.
Venus agitada, siente al ardiente magma recorrer sus pasadizos interiores, la pasión de la tierra está en su límite último y ella, diosa protectora, despierta en el mismo segundo en que estalla la cabeza del Vesubio estremeciendo toda la Campania y las costas del Tyrrenum. se corona de llamas y vapores letales, la ira de Vulcano arrasa con valles floridos y ciudades. Cada ohmbre es sorprendido por una suerte inevitable, los dioses ensordecidos con el estruendo de las explosiones no escuchan los gritos de piedad.
Cayo Plinio en Estabias, Loreio Tiburtino en Pompeya, los Vettii, el panadero Modesto, el artista Julio Caelio de Herculano, todos fantasmas del Anfiteatro, sepultados por la ceniza o ahogados en lava hirviente.
Sobre la ciudad se cierne un cenit negro, más arriba en el éter nebuloso, Venus desconsolada abraza a Marte que observa el cráter sonriente por su deseo satisfecho.

3
Ella es otra, avanza lentamente por la vida con una luna creciendo en la mirada. da un paso y luego otro hasta acercarse a su sueño prófugo. Bebe en el sagrado cáliz los licores del gozo. Sumergida en la voluptuosa embriaguez de su deleite, espera al igual que la flor y la mariposa un beneficio de tiempo, un elixir de la juventud o un beso que sea su pasaporte definitivo.
Todos los caminos llevan a su boca, cerrar los ojos y hundirse en aquella espiral de ritmos voltaicos hasta su belleza primera. Un anillo de luz rodea el fascinante mundo de sus sensaciones, ritmo vital, palpitación frenética a veces, abrir los ojos y estar dentro, en el corazón del cielo.

Fragmento de "Historia Natural de los besos" 1989 

El resto de la narración se extravió en una bodega…

Thursday, July 03, 2014

Preguntas

El invisible trazo en el aire
del vuelo de un ave
puede ser la escritura
la clave, el mapa,
el misterio resuelto.
Leo otra historia
mientras veo el sucederse
de las olas estrellándose
contra los roqueríos.
Quizás la verdad
sea un número
acaso dado por
la distancia que recorre
una hoja barrida por
la brisa de otoño
y su relación directa
con el punto
en que fija la mirada
un ciervo que va a ser
devorado por un jaguar.
¿no nos está diciendo algo
la suma de los besos,
la abismante diferencia
entre lo vivido y lo soñado?
¿Que estamos queriendo saber,
si ya sabemos que nada sabremos,
que saber es errar
o una idea de perfección
que no es capaz de encontrar
una palabra para ser dicha?
¿En que creemos,
si no hallamos nuestro dios
en la saliva, en el semen,
en la sonrisa o e alarido
que nace en el fondo
de nuestros cuerpos?
¿es real la música?
¿es cierta la muerte?
¿Puede el poema
preguntar como una letanía
a cada cosa su nombre
y su sentido?
junio
2014